El uso del agua frente al coronavirus

El uso del agua frente al coronavirus


El agua es uno de los recursos más necesarios para la sociedad. De hecho, su importancia, junto con el saneamiento y la higiene, son asuntos que se tratan en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030. Ahora, además, la importancia del agua se ha hecho mucho más evidente con la crisis del coronavirus.


La crisis del coronavirus nos ha hecho darnos cuenta de la importancia que tiene, por ejemplo, lavarse las manos. La higiene es una de las principales armas contra el virus y en general está muy vinculada con los índices de salud, pero por desgracia en torno a tres mil millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso a agua para lavarse las manos.

Por tanto, el objetivo de la Agenda 2030 relativo al agua es esencial, de modo que se consigan otros objetivos que tienen que ver con salud y medio ambiente.

El cambio climático se ha convertido, también para esto, en un problema, ya que el ciclo del agua ha aumentado su variabilidad. Esto significa varias cosas: se dificulta la previsión para disponer de este recurso, disminuye su calidad, escasea más, etc. Así, la salud e higiene también se agrava, de modo que se requiere buscar soluciones que ayuden a las sociedades especialmente en momentos como este que estamos viviendo.

Planificar para gestionar el riesgo

Durante estos meses estamos viendo que la propagación de enfermedades puede compararse con lo que ocurre con los fenómenos climatológicos. Estos dos fenómenos son (y van a ser) recurrentes, de modo que hay que tomar como ejemplo las planificaciones que se llevan a cabo para gestionar el riesgo de amenazas climatológica en el diseño, construcción y operación de infraestructuras de ingeniería.

Por tanto, en vez de respuestas a una crisis, como la que estamos viviendo, se debería tener una gestión de riesgo. Así, se debe estudiar y realizar un sistema de indicadores en el que basar las decisiones de forma planificada y objetiva.

Además, se deben estudiar aquellos aspectos ambientales que hacen que el virus permanezca en nuestras ciudades, así como aquellos que ayudan a prevenirlo, como el uso del agua. Así, es necesario que ingenieros y científicos identifiquen lo que hace que el virus se transmita a través del aire y las superficies, entre otras cosas, y cómo aprovechar los recursos hídricos adecuadamente. De esta forma, se podrán realizar estrategias para evitar su propagación que vayan más allá de lavarse las manos y utilizar mascarillas.

Así, poco a poco se está dando importancia a la geopolítica del medio ambiente y de los recursos naturales. Este virus está impactando a muchos sectores de nuestra sociedad, de modo que una correcta investigación y un conocimiento exhaustivo de nuestro medio ambiente puede ser la clave para frenar su expansión y así lograr que en el futuro factores como el agua y su importancia se tengan más en cuenta a la hora de lograr una sociedad saludable.


 Accede a otras noticias publicadas en nuestro blog: 

Ejemplos sostenibles: la reutilización del agua en Australia

Razones para elegir un sistema de bombeo solar